Preguntas y selecciones

Los más hermosos hespérides

15 septiembre 2014

De regreso a la ciudad, una vez acabadas las vacaciones, nada más natural que desear prolongar aquellos momentos de relajación y de bienestar con perfumes que abundan en cítricos y en notas aromáticas. Splashs, colonias y otras estelas refrescantes: la característica de nuestra selección es la frescura, sin por ello dejar de lado la pizca de chic y de buen gusto!

 

Sin que pase nunca de moda, L’eau d’Orange Verte d’Hermès combina la vivacidad de los cítricos (bergamota, petit-grain, mandarina) con tonalidades verdes y chipres (menta, musgo de roble, notas amaderadas). Esta fragancia, que adopta la sencillez natural de una colonia, engalana tanto a hombres como a mujeres con su elegancia inimitable.

 

 

Se dice de ella que es “el más noble de los cítricos”. La Bergamota es la gran protagonista de The Different Company, en el corazón de una eau de toilette muy sutil. Aderezada con jengibre, su frescura cítrica, ligeramente floral y con dejes de lavanda, se enriquece con azahar sobre un fondo almizclado y mullido a más no poder. Para prolongar el verano con dulzura.

La Colonia debe su existencia a la mano izquierda de la cultura italiana, en Lombardía. Un legado que reivindica Acqua Di Parma, esta marca lujosa que fue una de la primeras en poner a la moda a la colonia, hace ya casi un siglo. Tras haber resurgido de sus cenizas en los años 90,  la marca declina toda una gama de productos en torno a la Colonia, entre las cuales una versión más persistente sobre la piel, la Assoluta. Una farándula de cítricos se combina con un efecto helecho jabonoso, antes de fundirse en notas más ambarinas: frescura y tenacidad están a la orden del día.

 

 

Azemour podría ser una declaración de amor en los vergeles de naranjos conocidos por el creador de Parfum d’Empire pues evoca el árbol en todos sus aspectos: desde sus hojas a sus flores, pasando por los frutos, hasta su corteza amaderada. En torno del pomelo y del petit-grain, el neroli se adereza con pimienta y cilantro. El fondo, chipre, amaderado, prolonga la amargura de la composición aportándole una real densidad. Azemour es verde, carnal, fresco y radiante a la vez.

 

 

L’Eau d’Hadrien de Annick Goutal es uno de esos grandes clásicos hespérides a los que se vuelve siempre. Inspirándose de la historia de amor de la novela de Marguerite Yourcenar, Memorias de Adriano, la fragancia hace soñar, bajo la sombra de los cipreses y limoneros en Italia. Una verdadera burbuja de verano impregnada de bergamota, de limón y de cidro, matizada con albahaca y enebro  sobre fondo almizclado.

 

Tal vez te conquiste la muy confidencial Cologne à la Russe de Institut Très Bien. Combinando  cítricos a esa flor imprescindible al género que es el neroli, la fragancia se funde en notas empolvadas donde se abre camino el refinamiento del lirio, apoyado por la semilla de ambrete. Una sencillez y una delicadeza ideales para la estación.

 

Sophie Normand

Sophie Normand

Descubre su retrato

Desde que era joven, me apasiona el mundo del perfume. Sin embargo, me embarqué en Derecho y después en Periodismo. Cuando trabajaba como redactora, me vino la idea de crear, hace poco más de 3 años, un blog relacionado con el perfume. Al mismo tiempo, comparto mi pasión a través de otros...

¿ Quieres leer más comentarios ? Ver más
    ¿ Quieres leer más comentarios ? Ver más