Preguntas y selecciones

Perfumes ambarinos, perfumes de estación…

10 enero 2014

Lejos de  acabarse, el invierno extiende suavemente sus brumas sobre el nuevo año naciente. Quedan aún algunas semanas  en que tendremos ganas de cocooning y de dulzura, de acurrucarnos en la estela envolvente de perfumes plenos y tornasolados. Un período que se presta perfectamente a las fragancias ambarinas cuya sensualidad ronroneante es inmejorable para caldear el invierno. Fruto de una sabia combinación de labdanum y de vainilla, el acorde ambarino se desvela en algunas fragancias para Osmoz.

Serge Lutens fue uno de los primeros en sublimar materias primas a través de sus perfumes. Como una joya, su Ambre Sultan hace de la leche del labdanum una piedra preciosa engarzada en el corazón de una composición, realzada por el incienso, acompañada por un conjunto aromático y especiado. Un perfume majestuoso y con clase, cuyo espíritu felino volverá a aparece veinte años más tarde en los efluvios de Mitzah de Dior, una versión delicadamente enriquecida con rosa y vainilla, hechizadora a más no poder.

Entre los pioneros del nicho, Jean Laporte, que fundó L’Artisan Parfumeur, renovó la experiencia con Maître Parfumeur et Gantier. En esta colección podrás descubrir el Ambre Précieux, maravilla de equilibrio entre notas secas y balsámicas. La lavanda y el mirto se envuelven rápidamente en los bálsamos (Tolu, Perú), cuya dulzura avainillada vuelven este perfume mullido y cálido.

Bajo los atavíos empolvados y femeninos de Bijou Romantique d’Etat Libre d’Orange se oculta un acorde ambarino sumamente adictivo. Este floral oriental cuyo nombre es un homenaje a Hugo Pratt, nos retrotrae a la época romántica en la que vivieron Musset y George Sand. Pero hay que desconfiar de su nombre sobrio y falsamente ingenuo … Al modernizar una guerlinada que da mayor relevo a las notas balsámicas, Bijou Romantique es ante todo un perfume sensual y carnal, donde la vainilla, el lirio, el pachulí y el benjuí son endiabladamente sexys.

Elegante y perturbador, Akkad de Lubin renueva el género, combinando, en la cabeza, las notas ambarinas de especias frías (cardamomo, elemí). Una frescura nerviosa y moderna que contrasta con la evolución envolvente  de este perfume donde se mezclan labdanum, vainilla y pachulí. Sus tonalidades orientales aderezadas con un incienso vibrante hacen de ella una composición mixta, donde la nobleza de las materias primas se codea con la potencia de una estela rica y voluptuosa.

Pero los encantos del ámbar no han esperado  a la perfumería alternativa para embriagarnos. Los grandes clásicos acabarán por convencernos. Por ejemplo Habit Rouge de Guerlain, en el cual, las notas ambarinas, refrescadas a penas con una chispeante pizca de cítricos, flirtean con el pachulí mientras las adereza un poquitín de cuero. Un elixir de seducción masculino, que a las mujeres les gusta también ponerse de vez en cuando.

Sophie Normand

Sophie Normand

Descubre su retrato

Desde que era joven, me apasiona el mundo del perfume. Sin embargo, me embarqué en Derecho y después en Periodismo. Cuando trabajaba como redactora, me vino la idea de crear, hace poco más de 3 años, un blog relacionado con el perfume. Al mismo tiempo, comparto mi pasión a través de otros...

¿ Quieres leer más comentarios ? Ver más
    ¿ Quieres leer más comentarios ? Ver más