Preguntas y selecciones

En busca de perfumes vintage

07 enero 2014

¿Quién no ha soñado nunca con sumergirse en sus recuerdos como en una magdalena de Proust, gracias a un perfume desaparecido? ¿O  codiciado una fragancia en eBay porque ya no existe en los estantes de las perfumerías? El vintage no seduce únicamente en el universo de la moda o del diseño sino que atrae también a ciertos aficionados a perfume. Osmoz ha puesto su nariz en este frenesí de los perfumes vintage para entender este fenómeno…

En estos tiempos de zapping, donde los lanzamientos son cada vez más numerosos y donde las interrupciones son incesantes a nadie se le va a ocurrir que un perfume pueda conservarse varios años. Y sin embargo sí. Al igual que el vino, se dice que se vuelve mejor, a veces, gracias a la maceración. Con un poco de suerte, un perfume que se mantiene alejado de la luz y del calor (su peores enemigos), puede atravesar los años sin echarse a peder, conservando la impronta de su época.

No habrás dejado de notar el año pasado los artículos que trataban del fin potencial de Shalimar o  de N°5, si la Comisión Europea decide reducir la paleta del perfumista prohibiendo algunas materias naturales por los riesgos de alergias. Por cierto, ya hace varios años que no cejan las restricciones reglamentarias. Son muchos los grandes clásicos que vuelven a reformularse y cuyas antiguas esencias son remplazadas por nuevas materias porque se las considera “ilegales”. Lo que da por resultado una menor tenacidad, un menor cuerpo y menos asperezas, o sea un perfume más anodino.

Son muchos los apasionados a los perfumes que acuden a Internet en busca de su fragancia predilecta sin retoques. Foros de belleza, eBay, páginas web de venta online a precios rebajados…, se usan todos los recursos para dar con el Santo Grial, con un Caron de época, con un antiguo Guerlain, con un Patou que ya no se encuentra hoy en día… Los precios suelen estar por las nubes cuando se trata de una fragancia que ya no existe en el mercado como Loulou Blue de Cacharel, desaparecida de las perfumerías hace ya más de diez años pese a haber tenido bastante éxito en su época.

Internet no es el único lugar al que se dirigen los aficionados a los perfumes que van en busca de una fragancia “vintage”. Las tiendas de antigüedades ocultan algunos tesoros que a veces se venden a precio módico por ignorancia. Pero hay otros ámbitos en los que los coleccionistas y otros aficionados pueden dar rienda suelta a su pasión: ferias especializadas, exposiciones, o los remates de la sala Drouot: a todo se puede echar mano para dar con la fragancia excepcional!

Para terminar, los nostálgicos pueden acudir sencillamente a la Osmothèque, de Versalles. Este auténtico santuario del perfume lleva registro de todos los perfumes, tanto de los perfumes olvidados como de los vigentes, para el mayor deleite de los neófitos y de los aficionados en busca de emociones y de recuerdos. Le Fruit défendu de Poiret, le Chypre de Coty o L’Iris Gris de Jacques Fath, son otros tantos perfumes que dan testimonio  de la edad de oro de la perfumería, para descubrir o para volver a descubrir!

Sophie Normand

Sophie Normand

Descubre su retrato

Desde que era joven, me apasiona el mundo del perfume. Sin embargo, me embarqué en Derecho y después en Periodismo. Cuando trabajaba como redactora, me vino la idea de crear, hace poco más de 3 años, un blog relacionado con el perfume. Al mismo tiempo, comparto mi pasión a través de otros...

¿ Quieres leer más comentarios ? Ver más
    ¿ Quieres leer más comentarios ? Ver más