Preguntas y selecciones

Este invierno, el cuero se invita en nuestro vestuario… olfativo

13 diciembre 2013

Aunque hoy en día el cuero está de capa caída en los estantes de las perfumerías, sus efluvios han estado presentes sin embargo en más de una creación desde principios del siglo XX. A veces flexibles, otras ahumadas, otras animales, sus notas se adecuan perfectamente a las veladas frías de invierno confiriéndole a la vez una elegancia natural a aquel o aquella que se ha perfumado con ellas. Un aura excepcional de la cual el nicho ha sabido apropiarse. He aquí algunos cueros para descubrir o volver a descubrir para los aficionados a las fragancias audaces.

El  “cuero de Rusia”, muy en boga en los años locos, debe su nombre a los soldados que se lustraban las botas con alquitrán de abedul que posee un aroma muy ahumado. Su origen se encuentra en la fascinación de Gabrielle Chanel por los ballets rusos (donde las bailarinas usaban este cuero para sus zapatillas); así nace Cuir de Russie compuesto para ella por Ernest Beaux en 1927, y reeditado hoy en día en la serie Exclusifs. Los efluvios ahumados de cuero están presentes en  esta firma aldehida muy Chanel donde se asoman la rosa y el jazmín. Con mucha clase, mixto, es un perfume intemporal y multifacético que nos transporta al corazón del París de los años 20, donde estaba en auge la moda eslava, y que no ha envejecido en absoluto.

Otras épocas, otras inspiraciones… Impregnado de cultura marroquí, Serge Lutens ha rendido homenaje a esa tradición árabe consistente en perfumar las pieles de almizcles y attar (esencia de rosa) por medio de su Cuir Mauresque (1996). Un cuero áspero que viene a caldear a un conjunto de especias (comino, clavo de olor, canela), marcado por la presencia de esa nota de frutos confitados que tanto le gusta al creador, y que luego se despliega en las inflexiones floridas y melosas del jazmín y del azahar al estilo de L’Heure Bleue de Guerlain. El fondo amaderado y ambarino viene a firmar este cuento oriental que oscila entre potencia y suavidad y está muy cerca sin embargo de los grandes clásicos. Magnífico.

No hay duda, el Oriente cautiva mucho  a los perfumistas, no es de extrañar que vuelva a ser éste el que inspira, con su universo, a Cuir Ottoman de Parfums d’Empire. Codeándose con un jazmín de Egipto, la animalidad bestial de este cuero aparece aquí domada por la nobleza del lirio presente en filigrana en esta composición que posee una evolución plena y ambarina (haba tonka,  absoluto de vainilla). Sensual y fogoso, a la vez tosco y voluptuoso, se trata de un cuero que debes descubrir con urgencia si te atraen las notas cuero y balsámicas.

Por fin, el cuero reviste a veces el aspecto de un ante aterciopelado, como es el caso de Tuscan Leather de Tom Ford. Este último viste a un cuero empolvado con un toque de frambuesa y de notas florales de jazmín, en contraste con la oscuridad del incienso al  que viene a acariciar la dimensión melosa y picante del azafrán. En el fondo, las notas amaderadas y ambarinas acaban de aportar plenitud a esta fragancia que esboza un cuero muy delicado, capaz de seducir tanto a los caballeros como a las damas.

Sophie Normand

Sophie Normand

Descubre su retrato

Desde que era joven, me apasiona el mundo del perfume. Sin embargo, me embarqué en Derecho y después en Periodismo. Cuando trabajaba como redactora, me vino la idea de crear, hace poco más de 3 años, un blog relacionado con el perfume. Al mismo tiempo, comparto mi pasión a través de otros...

¿ Quieres leer más comentarios ? Ver más
    ¿ Quieres leer más comentarios ? Ver más